MENSAJE DEL RECTOR

De entre todas las instituciones de educación superior radicadas en el estado, la Universidad de Sonora destaca como una casa de estudios con un sólido prestigio académico y un amplio reconocimiento ciudadano, que la hacen ser una de las mejores en el país, la número 1 en el noroeste de México y el mayor patrimonio social del pueblo sonorense.

Lo anterior no es gratuito, pues la historia de nuestra Universidad está llena de pasajes gloriosos: es producto de la suma de esfuerzos y de voluntad ciudadana, fue la primera en la entidad con la misión de ofrecer estudios superiores a los jóvenes sonorenses para que no emigraran a otras latitudes.

La máxima casa de estudios ha encabezado la formación de los cuadros profesionales que ha requerido la región en todas las disciplinas del saber; es líder en investigación y desarrollo de tecnología; ofrece más de 50 opciones de licenciatura, y otras tantas de posgrado; la mayoría de sus programas académicos están acreditados y ello redunda en que los casos de estudiantes y egresados de éxito se han multiplicado para bien de nuestra sociedad.

 

Durante cerca de 75 años, la Universidad de Sonora ha hecho suyas las demandas del entorno social y productivo, nuestros estudiantes gozan de una educación en un contexto propicio, con modernas instalaciones y en un marco de principios que sustenta el quehacer institucional y permite rendir cuentas claras a la comunidad sonorense, que es nuestro sustento y razón de ser.

Así, fomentando los valores institucionales Autonomía, Compromiso con la naturaleza, Equidad, Ética, Honestidad, Justicia, Libertad de cátedra e investigación, Respeto, Responsabilidad, Solidaridad, Tolerancia y Transparencia, enmarcados en los Códigos de Ética y de Conducta que orientan el actuar y las condiciones de convivencia de la comunidad universitaria, buscamos que nuestros estudiantes y egresados ayuden a construir ambientes con menos desequilibrio social y mayor calidad de vida: esa es nuestra meta, y sabemos que las nuevas generaciones de universitarios sabrán enfrentarla con ahínco hasta alcanzarla.

 

 

“El saber de mis hijos hará mi grandeza”
Dr. Heriberto Grijalva Monteverde